X
06feb.

El ácido hialurónico es más eficaz para disminuir el dolor en la tendinopatía

Dolor de hombro1

La tendinopatía del manguito de los rotadores (TMR) es una causa común del dolor de hombro que afecta tanto a personas jóvenes como a mayores, especialmente a aquellas que realizan un trabajo intenso con los brazos por sobre la cabeza. De origen multifactorial, comienza como un debilitamiento de las fibras tendinosas debido al sobreuso y a la sobrecarga intermitente de la cara interna. 
Así, las subunidades de los tendones rotadores sufren fuerzas compresivas internas que inducen el desarrollo de fibrocartílago en estas zonas. El fibrocartílago tiene menor capacidad de soportar la carga tensional y las fibras del lado articular tienen la mitad de la resistencia que las fibras del lado bursal. 
Estos datos sugieren que la combinación de exceso de uso y de compresión extrínseca puede inducir la TMR crónica. Los tratamientos conservadores —rehabilitación, fisioterapia, analgésicos, antiinflamatorios no esteroides (AINE)— se indican habitualmente para restaurar la función en la TMR. La fisioterapia se basa en la corrección de la flexibilidad, de la amplitud de movimiento y de la fuerza.
La administración de ácido hialurónico (AH) se ha propuesto como tratamiento para la disfunción de la TMR debido a su acción como lubricante y como supresor de la inflamación articular. 

Un grupo de investigadores realizó un estudio para comparar el AH y la fisioterapia en el tratamiento de la tendinopatía del hombro, en un grupo de 50 pacientes con TMR asistidos en un consultorio especializado entre junio de 2010 y marzo de 2011. El objetivo principal de los autores de este estudio fue evaluar la eficacia y la seguridad del AH subacromial frente a la fisioterapia en un grupo de pacientes con TMR crónica y dolorosa.

El criterio principal de valoración fue la mejoría del dolor, medido con una escala análoga visual. La evaluación del dolor incluyó el dolor global, el dolor nocturno, el dolor con la actividad y el dolor en reposo, cuantificado con un puntaje del 1 (sin dolor) al 10 (dolor intenso). Se midió también la amplitud de movimiento de la articulación y la fuerza muscular. Los pacientes fueron evaluados en la segunda semana del estudio, y luego en las semanas 4, 12 y 24. 
No se encontraron diferencias entre los grupos respecto de las variables demográficas. La edad de los pacientes estuvo entre 47 años y 53 años. 
En el grupo AH se comprobó una disminución significativa en los puntajes de dolor, en la semana 2, en la semana 4 y en la semana 12; la disminución del puntaje de dolor no alcanzó significación estadística en la semana 12.
En el grupo fisioterapia se observó una disminución significativa del dolor en la semana 2 y un aumento del puntaje de dolor en las semanas 4, 12 y 24.
Cuando se compararon los puntajes de dolor entre los 2 grupos, no se encontró una diferencia significativa al inicio ni en la semana 2. En las semanas 4 y 12 se observó una diferencia de puntaje en favor del grupo AH, mientras que en la semana 24 no se hallaron diferencias significativas. Una tendencia similar se observó para el dolor nocturno y para el dolor con el movimiento. El requerimiento de analgésicos fue mayor en las semanas 12 y 24 en el grupo fisioterapia.

No se registraron eventos adversos durante el estudio. Las inyecciones de AH fueron bien toleradas por todos los pacientes.

El AH ha demostrado ser eficaz para el tratamiento de las lesiones tendinosas y las lesiones ligamentosas, ya sean agudas o crónicas, como los esguinces de tobillo y las epicondilitis. Se cree que el AH se integra a la matriz de fibrina extracelular y favorece la realineación de las fibrillas mediante interacciones electroestáticas. Esto lleva a una restauración de la forma y de la función, lo que permite la cicatrización de los ligamentos y de los tendones, y facilita el proceso de rehabilitación.

Las investigaciones recientes han demostrado que las inyecciones periarticulares repetidas fueron más eficaces que un placebo y que un tratamiento conservador estándar para el alivio del dolor y la mejoría de la función articular en los esguinces de tobillo y en las epicondilitis. El seguimiento a largo plazo parece indicar que el efecto beneficioso persiste después de 12 meses y de 24 meses. Varios estudios han documentado los efectos del AH en la artrosis del hombro, las roturas del manguito de los rotadores, las periartritis, las capsulitis adhesivas, y en el dolor crónico de hombro de diferentes etiologías.

Resultados

Los resultados de este estudio indican que ambos tratamientos produjeron buenos resultados en los puntajes de dolor y en los puntajes clínicos globales, con una disminución en la semana 2 de 3.3 puntos en el grupo AH y de 2.8 puntos en el grupo fisioterapia. La mejoría en los puntajes de dolor se mantuvo en las semanas 4 y 12 sólo en el grupo AH, pero no en el grupo fisioterapia. Lo mismo ocurrió con el dolor nocturno y con el dolor con la actividad. El consumo de analgésicos fue mayor en el grupo fisioterapia, pero no alcanzó significación estadística.
La elección de 2 inyecciones subacromiales administradas con una separación de 2 semanas mantuvo el efecto beneficioso hasta 6 meses posteriores al estudio. Los autores especulan que un incremento en el número de inyecciones podría prolongar el control de los síntomas dolorosos.
 

Conclusiones 

Los resultados de este estudio indican que las inyecciones subacromiales de AH son más eficaces que la fisioterapia para disminuir el dolor en los pacientes con TMR. Las mejores semanas de seguimiento; Los efectos terapéuticos desaparecieron hacia los 6 meses, cuando los síntomas dolorosos retornaron gradualmente. Son necesarios para determinar la frecuencia óptima de las inyecciones de AH y el efecto de los tratamientos combinados.

Referencia

• Merolla, Giovanni y Bianchi, P & Porcellini, Giuseppe. (2013). Inyecciones subacromiales de hialuronato de sodio por ultrasonido para el tratamiento de la tendinopatía del manguito rotador: estudio comparativo prospectivo con terapia de rehabilitación. Cirugía musculoesquelética. 97. 10.1007 / s12306-013-0259-y
 

About the Author

Related

Vinculan a la fibromialgia con la flora intestinal

La fibromialgia afecta alrededor del 2% al 4 % de la población y no tiene cura. Habitualmente...

Read More >

La vitamina D mejora la calidad de vida en pacientes que reciben cuidados paliativos

La suplementación con esta vitamina redujo el uso de opioides y las infecciones, y mejoró la calidad...

Read More >

Fibromialgia y déficit de vitamina D

La fibromialgia (FM), un síndrome crónico que se caracteriza por dolor musculoesquel&e...

Read More >

¿Puede el yoga aliviar el dolor de espalda?

Un estudio demostró que esta práctica milenaria mejora el dolor lumbar y mantiene los beneficios lue...

Read More >

Una terapia que regenera los cartílagos con artrosis

Investigadores del Instituto Tecnológico de Masachusetts (MIT) han desarrollado una nueva ter...

Read More >

Nuevo medicamento promete prevenir y ralentizar la artritis

El año arrancó con una noticia médica prometedora para las personas que padecen...

Read More >